jorge-valdes | www.edicioneslogos.com
Imagen de Odoo y bloque de texto

EL LIBRO

"Yo, Jorge Luis Valdés, hice cumbre y no había nada.
Malgasté los mejores años de mi vida en una carrera de ratones. El que quiera oir, que oiga. Y el que oiga, que no pierda tiempo".

Extracto de Cerebro narco.


CEREBRO NARCO
Jorge Luis Valdés:
el genio financiero del Cartel de Medellín

“A los 21 años era jefe narco, millonario y playboy.
Ganaba entre uno y tres millones de dólares al mes.
Tenía mujeres, yates, jets y mansiones en todo el mundo.
Tenía todo, y me sentía miserable".

JV

Jorge soñaba con ser millonario antes de los 30. Tenía todo para lograrlo: familia, educación, mente brillante y tremenda capacidad de esfuerzo y sacrificio. Era una promesa en vida. Pero enfrentó la tentación del dinero y el poder: se dejó seducir por un grupo de empresarios colombianos y puso su cerebro financiero al servicio del narcotráfico internacional. Años después los llamarían el Cartel de Medellín.  

“Yo era un peligroso Barón de la Droga, responsable de ingresar el 95 por ciento de la cocaína a los Estados Unidos".

JV

Conoció la cárcel, la tortura y la traición. Envidiaba a las personas que podían ser felices con una vida simple. Hoy disfruta del lujo de ser un hombre común. Y comparte su testimonio para ayudar a la gente a no caer en la trampa de buscar sentido donde no hay nada.



 
 

BIOGRAFÍA

Mira este video con testimonios sobre los primeros pasos que dio Jorge Luis Valdés en el narcotráfico internacional.

Conoce su historia: su infancia, su arribo a Estados Unidos, sus inicios en el mundo de los narcos y por qué necesitó cambiar el norte de su vida.

1. INFANCIA EN CUBA

Jorge Luis Valdés nació el 29 de febrero de 1956 en un pueblo rural cerca de La Habana. Su padre era un exitoso empresario y su madre una mujer devota dedicada a la crianza de sus tres hijos. Vivían en la casa más linda del barrio donde se reunían todos los chicos a mirar televisión. Jorge no era un niño más; desde pequeño desentonaba por su agudeza mental; era rápido, sagaz y brillante en sus razonamientos. Soñaba con ser una estrella de béisbol y ganar millones.

2. LA HUÍDA

Todo se derrumbó el 11 de octubre de 1966: entró en shock. Tenía 10 años cuando emigró a Miami escapando de la dictadura de Fidel Castro y Fulgencio Batista. Ese niño rico tuvo que sobrevivir al hambre y a la frustración de ver a su exitoso padre limpiar baños por centavos de dólar. Jorge repartía diarios en bicicleta antes de ir al colegio, donde era el alumno modelo.

3. SUEÑO AMERICANO

A los 17 años obtuvo beca académica para estudiar en la Universidad de Miami y se convirtió en el empleado más joven de la Federal Reserve. Era una promesa en vida. Trabajaba y estudiaba. A los 20 se recibió de Contador con honores. Su plan contemplaba estudiar leyes y egresar a los 23;  trabajar duro 7 años más para consagrarse millonario a los 30 años. Tenía técnicamente todo para lograrlo.

4. EL BARÓN DE LA DROGA

Pero a los 20 años la vida lo puso enfrente de la tentación que su vida que le permitiría ganar millones en pocos meses; conoció a 4 hombres de negocios de Medellín interesados en ingresar cocaína a los Estados Unidos. Jorge se asoció poniendo sólo su capacidad intelectual. Se convirtió en el narco-criminal más peligroso del mundo en ese momento. Como barón de la droga ganaba hasta 3 millones de dólares por mes a los 21 años y gastaba 10 mil dólares por día en extravagancias. En ese momento un millón de dólares no era lo mismo que hoy; hay que multiplicar por tres como mínimo. Fue el comienzo de las operaciones de lo que más tarde se conocería como el Cartel de Medellín.

5. UN VACÍO DE FELICIDAD

Mientras más millones tenía, más vacío se sentía y más fuerza ganaba la necesidad de buscar felicidad por otro lado. El camino lo empezó a ver en testimonios de personas que no tenían cosas pero eran felices. Había algo en esas vidas que él no tenía. Siendo poderoso, respetado y millonario empezó a envidiar a esa gente con vidas comunes, que parecían felices con nada.

6. EN BÚSQUEDA DE SENTIDO

Tiempo después encontró todo lo que buscaba en la figura de Jesucristo. Dejó todo y lo siguió. Hoy vive una vida “común” y es feliz. Comparte su testimonio de cambio para ayudar a la gente a no caer en la trampa de buscar sentido donde no hay nada.


Mira esta selección de fotografías. Para ver el álbum completo, haz clic aquí.